plantas venenosas para animales

27 plantas tóxicas para tus mascotas que debes evitar tener en casa

Muchas de las plantas que tenemos en casa o vemos en los parques pueden ser tóxicas para nuestras mascotas. Tener un perro o gato a tu cuidado, implica cierta responsabilidad para evitar que el animalito consuma algo que represente un peligro para su salud. 

Normalmente procuramos tener lejos insecticidas, productos de limpieza, raticidas, medicamentos, y otros productos peligrosos fuera del alcance de las mascotas, pero olvidamos revisar uno no tan evidente: las plantas.

Existen muchas plantas que son irritantes o tóxicas, y el simple contacto con ellas pueden acarrear problemas para su integridad. Desde reacciones en la piel, hasta cuadros intestinales con vómitos y diarreas que pueden ocasionar su muerte.

Los riesgos tóxicos pueden encontrarse en el tallo, hojas, flores o frutos de la planta. Algunos de ellos aparecen sólo en algunas ocasiones del año. 

Sabemos que puede resultar difícil retirar todas las plantas de casa porque son un excelente elemento de decoración y muchas aportan beneficios como la purificación de aire o son de uso comestible, pero te recomendamos conocer esta lista de plantas tóxicas para evitar peligros a tu pequeño amigo.

Quizás también te interese leer: Mariposario Baiseborimta Yo’o Joara en Sonora recibe nuevos capullos de Cuatro Espejos

¿Qué plantas debo evitar en casa si tengo mascotas?

La Humane Society ha dado a conocer que existen más de 700 plantas que son catalogadas como venenosas porque producen sustancias que pueden tener efectos dañinos para algunos animales. Entre las características que presentan estas plantas peligrosas se pueden observar: la Savia lechosa, hojas muy brillantes, bayas amarillas o blancas y hojas con formas de paraguas.

Algunas de las más comunes que pueden encontrarse en las casas, publicadas por la ASPCA (Sociedad Estadounidense para la Prevención de la Crueldad contra los Animales) son:

Azucenas. Son especialmente tóxicas para los gatos. Se tiene poco conocimiento sobre el componente venenoso que tiene, pero se ha comprobado que puede producir graves daños en el riñón.

Tulipanes. Las partes del bulbo Tulipa/Narcissus spp. contienen toxinas que causan irritación intensa gastrointestinal, baboseo, una pérdida de apetito, depresión del sistema nervioso central, convulsiones y anormalidades cardiacas.

Crisantemos. Al ser familia de las flores Compositae contiene piretrinas que provocan desequilibrio gastrointestinal (baboseo, vómito y diarrea) si son consumidas. Añadiendo depresión y pérdida de coordinación si se consume la planta en exceso.

Costillas de Adán. La planta resulta tóxica a excepción de sus frutos. Los síntomas tras la ingestión de la planta son: alteraciones gastrointestinales como posibles vómitos, irritación e inflamación bucal, de cuello, esófago, etc.

Créditos: ecoinventos.com

Lirios. Su ingestión provoca problemas gastrointestinales y malestar general, junto con problemas de hipertensión o aumento de la presión arterial.

Créditos: ecoinventos.com

Muérdagos. Los frutos del muérdago son tóxicos. Se requiere de una cantidad elevada para provocar trastornos importantes como diarrea, irritación, vomito, asfixia, dificultad respiratoria, taquicardia, convulsiones, parálisis o incluso la muerte.

Narcisos. La mayoría de los Narcisos son tóxicos en todas sus partes y en especial en los bulbos. Tener contacto directo con la planta puede provocar dermatitis o irritaciones en la piel. Consumirla también genera problemas gastrointestinales, convulsiones, trastornos cardíacos y en casos extremos, la muerte del afectado.

Hortensias. Tanto las hojas como las flores son nocivas y peligrosas. Su ingestión produce trastornos gastrointestinales, malestar general y falta de coordinación.

Créditos: ecoinventos.com

Jacintos. Su parte tóxica es el bulbo y también genera vómitos, diarreas y hasta la muerte.

Adelfa o Laurel rosa. Contiene una sustancia en sus hojas que puede causar intoxicación en las mascotas y también en los humanos.

Créditos: lanzarotegolfresort.com

Campanillas. Existe una variedad de especies de esta planta. En la mayoría de ellas las semillas y las raíces son altamente tóxicas. Comerla genera una acción alucinógena acompañada de malestar general, trastornos gastrointestinales con graves irritaciones de tubo digestivo, diarreas violentas y dolor abdominal.

Marihuana. Dentro de los síntomas que derivan de su ingestión se encuentran: la depresión del sistema nervioso central e incoordinación, vómitos, diarrea, babeo, aumento de la frecuencia cardiaca, convulsiones y en casos extremos coma.

Créditos: ecoinventos.com

Potos. Masticarla puede provocar irritaciones tanto en el paladar, la lengua, y todas aquellas zonas en donde llegue a establecer contacto. Consumirla provoca graves trastornos en el aparato digestivo y frecuentes vómitos.

Ricina. Higuera del diablo. Su componente tóxico y nocivo de la planta se encuentra en las semillas (ricina), la cual es altamente tóxica para humanos y mascotas. Está reconocida como parte de los principales venenosos más conocidos como peligrosos. Después de ingerirla se presentan trastornos gastrointestinales, vómitos, diarreas sanguinolentas, dolor abdominal, falta de coordinación, salivación abundante, somnolencia, convulsiones, hemorragias, insuficiencia renal, coma y hasta la muerte.

Nochebuena o flor de pascua. Esta planta resulta inofensiva para los humanos, pero tiene cierto nivel de toxicidad para los animales. Frotarse con ellas puede desarrollar queratitis o conjuntivitis canina. Ingerirla provoca irritación en la cavidad bucal, con riesgo de afectar el estómago y esófago en perros. A los gatos puede ocasionarles la muerte.

Créditos: Forbes.com.mx

Alas de ángel o Caladio. Podemos encontrar infinidad de especies que pertenecen al género de esta planta y todas ellas son tóxicas. Comerla puede causar ardor bucal, salivación abundante, dolor intenso, hinchazón de la lengua, cuello, esófago, estómago, intestinos, trastornos gastrointestinales como vómitos, fuertes diarreas, dolor abdominal y dificultad para respirar.

Filipinas o Crotón. La savia de esta planta es tóxica y su ingesta provoca ampollas en la piel, mucosa oral, salivación, vómitos, diarrea, pulso débil, dolor abdominal, conjuntivitis si tiene contacto con los ojos.

Créditos: ecoinventos.com

Azafrán Croco. Su ingesta puede provocar irritación oral, vómito con sangre, diarrea, colapsos, daño a múltiples órganos y supresión de la médula ósea.

Aloe. La savia de la planta es tóxica al ser un látex amarillento que se encuentra justo debajo de las pencas. Causa irritación de mucosas y piel. No se debe confundir el látex del aloe con el gel de aloe.

Flor de Flamenco o Anturio. Toda la planta es tóxica e irrita las membranas mucosas. Se presentan síntomas de salivación, picor intenso en la cara, hinchazón, vómitos y parálisis de la lengua. 

Hiedra. La planta en su totalidad es tóxica porque irrita las mucosas. Causa irritación oral, severa picazón, irritación en los ojos, dificultad para tragar y respirar.

Créditos: ecoinventos.com

Kalanchoe. Sus flores son más tóxicas, pero también hay que tener cuidado con las demás partes que la componen. Afecta al corazón y provoca vómitos, ataxia, diarrea, temblores y muerte súbita.

Créditos: ecoinventos.com

Alstroemeria. Es familia de los tipos de Lilium que causan irritación en la boca, lengua y esófago. Son consideradas altamente tóxicas para los gatos. 

Dieffenbachia. Una planta muy utilizada en México para interiores. Sus hojas y parte de su salvia causan irritación aguda y fuerte de garganta, babeo e inflamación.

Hierba mora. Todas las partes de la planta son tóxicas y afectan al sistema nervioso. Se producen vómitos, diarrea, pupilas dilatadas, ataxia, debilidad y somnolencia.

Créditos: ecoinventos.com

Palmera sagú o falsa palmera. Muy popular en los parques de Latinoamérica, pero sus hojas y semillas causan vómitos, sangre en las heces, daños a estómago, falla hepática, ictericia, hemorragias o ascitis y muchas veces la muerte. Sus semillas son fáciles de ingerir para mascotas y niños.

Cartucho. La planta en su totalidad es tóxica, pero especialmente sus flores. Irritan las membranas mucosas causando salivación, picor intenso en la cara, hinchazón, vómitos y parálisis de la lengua.

Créditos: ecoinventos.com

Comparte con tus amigos y familiares que tienen mascotas para ayudarles a evitar cualquier peligro en casa.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Tokio 2020

Tokio 2020: deportistas sonorenses clasifican a los Juegos Olímpicos

Next Article

Unison: los búhos se ponen verdes

Related Posts
Panorama de Zona del Silencio

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Total
0
Share