rábano

9 platillos exquisitos para celebrar “el grito de independencia”.

El 15 de septiembre es una fecha especial para todos los mexicanos porque se cumple un aniversario más de aquel suceso histórico que libraría a México de los españoles. La tradición se caracteriza por realizar reuniones familiares y de amigos para escuchar el tradicional grito de independencia” y ver los juegos pirotécnicos, al mismo tiempo que se degustan de comidas y bebidas exquisitas que reflejan la identidad de los mexicanos. Te contamos sobre nueve platillos exquisitos que no pueden faltar en esta fiesta mexicana

Créditos: mexicondesconocido.com.mx

¿Qué tipo de platillos se sirven en una fiesta mexicana?

En las fiestas patrias, se sirven todo tipo de platillos. El uso de utensilios como ollas de barro, metales, cucharones moleros y molcajetes se lucen para dar lugar a estos platillos magistrales.

Desde típicas taquizas hasta platos más elaborados como el chicharrón en salsa verde o roja, las rajas con crema, la tinga de pollo, los esquites, gorditas, huaraches, tamales, por mencionar algunos, hacen acto de presencia en la celebración. A continuación, te presentamos una lista de siete platillos exquisitos mexicanos que pueden servirse en una fiesta para celebrar “el grito de independencia”.

  1. Pozole

El pozole es un plato tradicional de fiesta muy típico y popular en esta fecha. Su nombre proviene del náhuatl “Pozzolli” que significa espuma, y su nombre se debe al efecto que le dan los granos de maíz, grandes y blancos, que una vez que se cuecen se abren y lucen como tal. 

Su origen es precolombino y originalmente llevaba carne humana. “La Historia general de las cosas de la Nueva España” relatado por el misionero franciscano Fray Bernardino de Sahagún describe como durante las fiestas se le enviaba a Moctezuma, con la finalidad de honrar a Xipe Totec, dios de la fertilidad. Era servido con el muslo de algún joven sacrificado.

El pozole antes se preparaba para un acto social, y al principio era considerada una comida de pobres, por el maíz y los chiles, ya que la carne era solo para los ricos.

Los pozoles más famosos se encuentran en Jalisco, Guerrero, Michoacán y Guanajuato. Pueden ser rojos, verdes y blancos. Sus ingredientes varían según la región, pero entre los que más se usan están: la lechuga, los rábanos, la cebolla, el orégano, el chile piquín, el limón y las tostadas.

Créditos: cocinadelirante.com

2. Chiles en nogada.

Un platillo mexicano que revela la identidad nacional por los colores brillantes del verde, blanco y rojo son los chiles en nogada. Originario de Puebla, pero reconocidos en todo México y el mundo.

Las que lo crearon fueron las esposas de los insurgentes en el convento de las monjas de Puebla por el cumpleaños de Agustín de Iturbide (que no llegó al festejo). 

El chile en nogada es un chile poblano que debe contener carne, granada, perejil, nuez de castilla, fruta por nombrar a los principales. Un plato de temporada que puedes deleitarlo a mediados de julio y hasta finales de septiembre.

3. Tostadas

Las tostadas son de origen prehispánico y eran alimentos que pertenecían al grupo de alimentos que consumía la clase media baja por llevar frijoles y chile. Los españoles con su llegada fueron quienes las frieron en manteca de cerdo y agregaron más ingredientes.

Actualmente las puedes deleitar con frijoles y cremas untadas, queso fresco, lechuga, aguacate, tomate, salsa roja o verde, carne deshebrada de pollo o res y algunos que otros guisos como las papas con chorizo, las rajas con crema, el picadillo, la tinga, los nopales, la pata, la cochinita pibil, el chicharrón y mariscos como camarones, pulpo y atún.

Créditos: kiwilimon.com

También te puede interesar: ¿Quién era Miguel Hidalgo y Costilla? Conoce su historia

4. Pambazo

El pambazo tiene su origen del “pan basso” o pan bajo virreinal. Los panes se preparan con harina cernida de trigo. El pambazo es un pan que se remoja en salsa de chile guajillo o ancho que no pica y sirve como adobo. Posteriormente se caliente y se tuesta con aceite para que quede de una tonalidad rojiza.

Una vez cocido se parte a la mitad y se rellana con papa y chorizo, pero también suelen haber algunos con rajas, carne o pollo. Se adornan con lechuga picada, crema, queso y salsa verde.

5. Tamales

Su origen no es preciso, pero se le atribuye a algún país de América. Sin embargo, México es experto en la elaboración de tamales. Su preparación es a base de maíz envuelto con hojas de la misma planta, también se suele utilizar hojas de plátano, maguey y aguacate. 

Hay distintos tipos de tamales, dentro de los ingredientes que suelen utilizarse se puede nombrar la carne de puerco, de pollo, de res, salsa verde, roja e incluso el mole negro. Se elaboran dulces o salados dependiendo de la región en la que se preparan.

Créditos: foodandtravel.mx

6. Tacos

Se tienen registros de que a Hernán Cortes se le preparó una taquiza para celebrar la caída de México-Tenochtitlan en la época de la conquista.  Sin duda era una receta prehispánica que nación de la preparación de tortilla con mole. Algunas lo acompañaban con chile y frijol. El guiso que se le agregaba era de guajolote, puesto que era la única ave domesticada de ese entonces.

Actualmente su preparación culinaria consiste en una tortilla hecha de maíz. Dentro se le coloca diversos ingredientes y algún tipo de salsa. Su relleno puede ser de carne, embutido o guisos. También se le acompañan con cebolla, cilantro, limón y salsas.

Aunque mundialmente esta considerado como comida rápida, la influencia de tal denominación es estadounidense. Es uno de los platillos mexicanos quizás de los más representativos de la cocina mexicana en el mundo.

Créditos: quehagodecomerhoy.com

7. Tortas ahogadas

Aunque su popularidad se ha extendido a diferentes regiones del país, es uno de los platillos más representativos de la ciudad de Guadalajara. Tiene sus orígenes en la perla Tapatía a principios del siglo XX. 

Las tortas ahogadas se elaboran con un birote salado y de consistencia dura. El birote se rellena de carnitas estilo Jalisco y se sumerge en salsa picante de chile de árbol.  Se le agregan otros condimentos como el vinagre, el comino, la cebolla y el ajo. Al final se le agrega más salsa y rebanadas de cebolla sumergidas en limón.

Las tortas ahogadas hacen honor a su nombre, pues se sumergen en chile hasta que salen burbujas. 

Créditos: gourmetdemexico.com.mx

8. Tlayudas

La tlayuda es una tortilla de maíz muy típica del estado de Oaxaca. Tiene un diámetro de 30 centímetros o más y su dureza es mayor a la de una tortilla convencional.  Su nombre proviene del náhuatl “Tlao-li” que significa maíz desgranado. 

Aunque existen muchas variantes en sus ingredientes la tlayuda clásica es untada con asiento de puerco. Se le agrega quesillo o queso Oaxaca, lechuga o col, frijol, tasajo, cecina de res, salsa picante y se realiza en el anafre. 

9. El mole

Otro de los platillos mexicanos que no puede faltar en una fiesta es el mole. Es quizás uno de los más representativos del país porque desde su preparación comienza la celebración.

Se dice que los aztecas fueron los que lo preparaban para los grandes señores. Ellos le llamaban “mulli” en náhuatl. Sus primeras versiones eran una salsa o mezcla y se preparaban con guajolote o pavo y chocolate. 

Actualmente existen más de 50 versiones de mole y se preparan con chile ancho, mulato, pasilla, chipotle, jitomates, tortillas, almendras, plátanos, nueces, pasas, ajonjolí, clavo, canela, pimienta, perejil, cebolla y ajo. Entre los más conocidos destacan: el oaxaqueño, el mole rojo, el negro y el de olla. Se acompaña con arroz.

¿Cuál es tu platillo favorito para las fiestas patrias? Déjalo en los comentarios.

Total
9
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Alzheimer: estudian si COVID-19 aumenta riesgo de padecerlo

Next Article

Suicidios en México: más de siete mil casos en 2020

Related Posts
Panorama de Zona del Silencio

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Total
9
Share