Casa Chihuahua, centro del patrimonio cultural del noroeste

Museo, exposiciones temporales y eventos culturales son algunas de las experiencias que se viven en Casa Chihuahua

Un imponente domo translúcido y un piso de mosaico veneciano dan la bienvenida a todos los que cruzan las puertas de Casa Chihuahua. Este centro cultural alberga desde hace quince años una gran variedad de opciones para chihuahuenses y turistas interesados en conocer más sobre la historia y cultura de la entidad. 

Casa Chihuahua se describe mejor como un museo, pues aunque se realizan distintos tipos de actividades culturales, el recinto está adecuado como tal. El recorrido para los visitantes tiene una gran variedad de recursos museográficos tradicionales, herramientas de información, estructuras lúdicas y medios electrónicos que completan la experiencia de aprendizaje.    

Vista trasera de Casa Chihuahua.
Crédito: Facebook @casachihuahua

Las salas de Casa Chihuhua albergan un amplio panorama de la riqueza chihuahuense. Se recorren como una travesía por el desierto, la llanura y la sierra. En la sala permanente puede verse el patrimonio natural, etnográfico, histórico, artístico y arqueológico de cada una de estas regiones. 

Uno de los atractivos más visitados del museo Casa Chihuahua está en el sótano. Ahí se conserva el calabozo en el que estuvo cautivo hasta su muerte el héroe de la independencia Miguel Hidalgo. También los visitantes pueden observar los múltiples cambios que ha tenido el edificio desde que fue puesta la primera piedra, en 1717. 

Patio Central de Casa Chihuahua.
Crédito: Facebook @casachihuahua

Casa Chihuahua alberga siglos de historia

La historia de Casa Chihuahua empezó hace más de tres siglos, cuando inició sus funciones como el colegio jesuita Nuestra Señora de Loreto. En 1722, aunque no estaba terminado, comenzaron las labores docentes, mismas que finalizaron hasta 1767, cuando el Rey Carlos III expulsó a los jesuitas de todos los dominios de España.

El edificio se entregó en 1786 al ministro tesorero de la Real Hacienda y se instaló ahí el Hospital Real Militar. En 1811 llegaron al lugar en calidad de reos los principales caudillos insurgentes, entre ellos Miguel Hidalgo. La celda del padre de la independencia estaba separada y aislada en la torre del templo de Nuestra Señora de Loreto.

Exposición del calabozo de Miguel Hidalgo en Casa Chihuahua.
Crédito: Facebook @casachihuahua

En 1828, se dispuso la entrega de los terrenos al gobierno del Estado Libre y Soberano de Chihuahua, hecho que se verificó el 18 de enero de 1834. A partir de entonces, a la que hoy es Casa Chihuahua se le dieron varios usos: cárcel municipal, cuartel de las tropas permanentes y hospital militar. 

Después de la intervención francesa, Benito Juárez se trasladó a Chihuahua, convirtiendo a la entidad en la capital de la República. Por sus órdenes se vendió la hacienda y se convirtió en Casa de Moneda. Luego se intentó hacer ahí un monumento a Hidalgo, pero en su lugar el edificio albergó los Supremos Poderes del Estado. 

Durante el gobierno de Porfirio Díaz, en Chihuahua operaban muchas dependencias federales. Por tanto, se decidió que Casa Chihuahua sería el Palacio Federal, inaugurándose el 16 de septiembre de 1910. A lo largo del siglo XX se establecieron ahí un gran número de oficinas, administraciones y dependencias de todo tipo. 

Pancho Villa en Casa Chihuahua.
Crédito: Facebook @casachihuahua

Si quieres conocer todas las actividades de Casa Chihuahua puedes visitar su página web www.casachihuahua.org.mx

¿Te late este plan para celebrar las fiestas patrias? 

Total
21
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Prueba rápida Covid-19

Cierran laboratorios en Sonora por presentar irregularidades en pruebas de COVID-19

Next Article

Sastrería Thomé: más de seis décadas de confección a la medida

Related Posts
Panorama de Zona del Silencio

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Total
21
Share