Cayetana: una tienda de ‘tesoros’ que nació del arte en pausa

María Deneb Algarra Inició Cayetana en medio de la pandemia luego de que su primer emprendimiento dedicado a las artes se pusiera en pausa

Cuando inició la pandemia en 2020 muchos negocios se vieron afectados, algunos se han ido recuperando poco a poco, otros no han logrado volver a funcionar. Esto ha resultado más complicado para espacios dedicados a las artes, como es el caso de La Brave Estudio. Al entrar en pausa, María Deneb decidió emprender Cayetana, un showroom de prendas “vintage”. 

“Atravesaba una enorme depresión y ansiedad, en medio de una pandemia que me había arrebatado mi trabajo, mi emprendimiento y mi pasión. Necesitaba rescatarme y mantener mi mente ocupada. Decidí crear Las Cuatas, nombre original de este bazar, al lado de mi hermana. Comenzamos a ofrecer por Instagram ropa que ya no usábamos. Todo empezó sin pretender nada”, dijo María Deneb Algarra en sus redes sociales. 

Ropa de Cayetana colgada en perchero.
Crédito: Instagram Cayetana

Este emprendimiento se describe como un lugar que ofrece “prendas pre amadas” y “tesoros antiguos listos para una segunda oportunidad”. Este estilo de negocio ha tomado a nivel local una gran fuerza como acción social y de protesta contra el llamado “fast fashion”

Hacer negocios y comunidad 

Cayetana se convirtió con el tiempo en un negocio comunitario, “no es solo ropa, es conectar”, asegura su fundadora. Al principio María conseguía prendas por su cuenta; con familiares y amigos cercanos, siempre bajo un modelo de “ganar-ganar”. Cuando la demanda incrementó, descubrió que personas ajenas a su círculo social estaban interesadas en ofrecer sus “tesoros” para vender en Casa Infame, lugar donde encuentras la ropa de Cayetana y la panadería Panxolo. 

María Deneb Algarra tomando selfie en espejo junto amigas.
Crédito: Instagram Cayetana

“Esto se ha convertido en una pasión que desconocía. Rescatar prendas, arreglarlas, cazarlas, ser ‘neni’ es lo que me salvó y me salva todos los días. Puedo combinar mi amor por la actuación, el vestuario, hacer eventos, las fotos y el diseño. Puedo ser libre y lo más chingón de todo esto, es que nos hemos conocido. Tengo clientas que hoy son amigas”, expresó la también actriz. 

Miembros de La Brave Estudio durante actividad en pandemia.
Crédito: Instagram La Brave Estudio

Por otra parte, La Brave Estudio ya celebró cinco años de haberse fundado y promete regresar. Este lugar, en su tiempo operando se ha caracterizado por la variedad de clases y talleres que ofrece; entre los que están actuación, canto, fotografía y hasta twerking. María Deneb, asegura que La Brave es un logro de todos los hermosillenses que se han sumado al proyecto, sobre todo para una ciudad que “carece de espacios artísticos independientes”. 

Si te interesa seguir o apoyar estos emprendimientos puedes seguir a Cayetana en Instagram. 

Total
1
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
niño en silla de ruedas

El niño tarámari que soñó con estudiar

Next Article
Yaquis exigen justicia

Comunidad yaqui marcha para pedir justicia por desaparecidos

Related Posts
Panorama de Zona del Silencio

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Total
1
Share