historia de la crema dental

¿Cómo nació la pasta de dientes? La historia que no conocías

La pasta de dientes, hoy en día, es algo que encontramos fácilmente en el supermercado. Un invento que nos ayuda con nuestra salud bucal. Parte de nuestra rutina diaria de limpieza e higiene es cepillarnos los dientes por lo menos tres veces al día. Pero alguna vez te has preguntado, ¿cuándo inició esta costumbre? ¿dónde nació el producto que conocemos como pasta dental?

La historia de la pasta dental

Basta con apretar un tubo para obtener la cantidad que necesitas para cepillarte los dientes cada día. Antes de eso, las civilizaciones utilizaban otros métodos para poder limpiarse los dientes. La primera referencia que se tiene de algo parecido a una pasta de dientes, como las que usamos hoy en día, fue creada en Egipto.

La cultura egipcia, aproximadamente hace cuatro mil años atrás, fue la que comenzó a preocuparse por cuidar de sus dientes. Existen textos antiguos en donde se narra sobre un producto abrasivo, de nombre “clister”. Las referencias lo describen como un producto con un intenso sabor que se fabricaba con piedra pómez pulverizada, sal, pimienta, agua, uñas de buey, mirra y cáscara de huevo. Para disimular la intensidad de estos ingredientes, prevenir el mal aliento y mantener los dientes blancos se le incluían las hojas de menta y flores.

Por el año 550 a.C., los persas también tenían esta costumbre de limpiarse los dientes. Esta civilización elaboraba una mezcla a base de una tintura y agua con ácido bórico o borato, que aplicaban en los dientes y encías con un pincel. De esta forma, podían acceder a todos los rincones de la boca, incluidos los espacios entre los dientes. Algo parecido a lo que hoy en día utilizamos como cepillo dental.

Créditos: pexels.com

La primera pasta de dientes.

En el siglo I a.C., para los grecorromanos era más común el uso de estos productos naturales que les mantenían limpios los dientes. Estrabon, el historiador griego, explica en su tercer libro de su Geografía “cómo los iberos se enjugaban la boca con orina.”  Los griegos, celtas y algunos pueblos germánicos también tenían por costumbre utilizar la orina como dentífrico debido a que contiene grandes cantidades de amoniaco, lo que permite limpiar el esmalte con sus propiedades químicas y blanqueadoras.

En la antigua Roma, se vendían en frascos la orina Lusitana porque tenía fama de ser más fuerte y efectiva. En Grecia, en alguna obra del naturalista del siglo I Plinio el Viejo, aseguraba que no había mejor remedio contra la caries.

Discórides, botánico griego, habla también en su tratado “Corpus Hipocraticum” sobre cierto tipo de pasta de dientes elaborado con leche de mujer que solía utilizarse en Roma, lugar en donde las personas tenían la costumbre de cuidar su dentadura. El poeta Marcial, hace referencia a ellos diciendo que su dentista Cascellius era quien le facilitaba sustancias muy parecidas para su higiene bucal.

En la antigua China, antes de que se inventaran los cepillos de dientes que hoy en día conocemos, los dentistas crearon un primer cepillo que hacía tal función. Para su fabricación se requería de huesos y espinas de pescado. 

Más tarde, un médico de nombre Escribonio Largo, creó una fórmula magistral que se convirtió quizás, en la primera pasta de dientes. Dicha fórmula estaba hecha a base de vinagre, miel, sal y cristal machacado. Para poder aplicarla, los griegos usaban una tela de algodón hecha especialmente para que se restregaran los dientes con ella.

Escribonio era el médico del emperador Claudio (10 a.C. – 54), a quien acompañaba en sus expediciones y conquistas. En su tratado “Sobre la composición de los medicamentos” daba más de trecientas fórmulas de dentífricos.

Quizás también te interese leer: La Perrona, una salsa elaborada de manera artesanal que nace en una tienda de abarrotes en la ciudad de Tijuana en Baja California

Evolución de la pasta dental.

Entre los árabes, limpiarse los dientes era parte de su ritual. Utilizaban una mezcla de arena fina y piedra pómez como base de su higiene. Sin embargo, pronto descubrieron que la fórmula era muy abrasiva y perjudicaba el esmalte de los dientes

En la Edad Media, poca gente tenía la costumbre de limpiarse los dientes. Este acto era atribuido a un maestro especial que se dedicaba “a curar los dientes y sacar muelas”. Con sus raspadores eliminaban el sarro dental y aplicaban los polvos dentífricos. 

En la España del siglo XI, Ibn Wafid (médico y botánico toledano), daba en su “Libro de la almohada o Kitab al-Wisad” una receta para elaborar un dentífrico. La fórmula contenía ingredientes como: las hojas de menta, albahaca, membrillo, melocotón y una cantidad doble de hojas de rosa, tierra jabonera de Toledo y más hojas de cidra. Se pulverizaban todos los ingredientes y se pasaba por tamiz para poder usarlo. 

Los mayas, en el siglo XVI, utilizaban sustancias de origen animal y vegetal para su aseo. Bernardidno de Sahagun, misionero y cronista de 1557, habla de un producto llamado “chapaputli o chacmun”. Era un betún que salía del mar, sus características olorosas lo volvió apreciado entre las mujeres. Lo usaban en la boca para que no les oliera. 

En algunas zonas de América, para el siglo XVII se empleaba una pasta de polvillo hecha con cáscara de huevo quemada o coral. 

La pasta dental moderna.

La pasta dental moderna, tiene su origen en el siglo XVIII. Un dentista de nombre Peabody tuvo la idea de añadir un tipo de jabón a la pasta dental. A partir de ese punto, cada año se comenzó a mejorar la fórmula de la crema dental.

En 1850 John Harris agregó la tiza y para el año 1873, Colgate fue quien produjo en masa el primer dentífrico que lanzó al mercado. La presentación de dicha fórmula era en polvo y se vendía en un frasco de vidrio. 

historia de la higiene bucal
Créditos: pexels.com

No fue hasta 1892, que el doctor Washington Sheffield Wentworth, inventó la primera pasta de dientes tal y como la conocemos hoy: en un tubo plegable. Bautizó su pasta con el nombre de Creme Dentrifice. La idea surgió de su hijo que era aficionado a la pintura. Él le propuso usar este tipo de envases de colores en la crema dental.

En 1896, Colgate Dental Cream, al ver la practicidad del método copió el sistema del Sheffield y comenzó a envasar su pasta en los tubos que ahora conocemos, acompañada de una gran campaña publicitaria de su producto. 

La pasta de dientes actual es una receta hecha con: polvo de tiza para pulir la dentadura, detergente espumoso para limpiarla, fluoruro para conservar los dientes y una sustancia gelatinosa hecha de algas para unir todos los ingredientes.

Como ves, la pasta dental ha tenido que pasar por años y experimentos para poder ser lo que hoy en día conocemos. Si te gusto la historia, te invitamos a compartirla en tus redes sociales.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Salsa La Perrona para carne asada

La Perrona: salsa popular originaria de Tijuana

Next Article
Exhibición de agricultura Infoagro

InfoAgro Exhibition 2021 será en Mazatlán y habrá 5 países invitados

Related Posts
Panorama de Zona del Silencio

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Total
0
Share