Estrés por confinamiento

COVID-19: consecuencias sociales y económicas del confinamiento

Los cambios experimentados tras la pandemia por el COVID-19 pueden afectar tanto la salud de la población como la economía


En enero de 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el brote del virus SARS-CoV-2, causante del COVID-19, como una emergencia de salud pública mundial. En el mes de marzo esta se caracterizó como pandemia y desde entonces la OMS y otras autoridades de salud pública del mundo actúan para contener el brote.

Durante este proceso de contención, las personas, las comunidades y las instituciones han sufrido grandes cambios en lo que era la vida habitual, desde el trabajo, las actividades de ocio y las relaciones sociales. También emergieron las vulnerabilidades preexistentes y se generaron otras nuevas. Esto ha ocasionado altos niveles de estrés individual y colectivo.

Afectaciones sociales del COVID-19
Créditos: blogs.iadb.org

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), un tercio de los pacientes que se recuperan de coronavirus pueden sufrir cambios duraderos en el estado de ánimo, llegando a padecer ansiedad, depresión e insomnio.

Además, el resto de la población también se ha visto afectada en lo que respecta a su salud mental, sobre todo por el miedo constante a contagiarse o por la preocupación por su vida y la de sus familiares.

Otro dato preocupante que mostró la OPS es que los tres países más afectados son Brasil, Estados Unidos y México. En ellos, más de la mitad de los adultos sufren niveles de estrés asociados a la pandemia. 

De igual manera, el consumo de drogas y alcohol para “controlar” estas afectaciones se ha disparado. Esto ha creado un círculo vicioso que perjudica la salud mental de las personas.

Asimismo, el desconocimiento de esta nueva enfermedad ha provocado el surgimiento de expresiones de discriminación y estigma frente a las personas diagnosticadas con COVID-19.

Baja California Sur ocupa el primer lugar a nivel nacional en obesidad infantil

Otras de las consecuencias del confinamiento es el aumento de la obesidad infantil en México. Según la Organización Mundial de la Salud, Baja California Sur ocupa el primer lugar a nivel nacional con un 45% de infantes con sobrepeso.

Obesidad infantil aumenta por sedentarismo
Créditos: siacardio.com

El cirujano bariatra certificado, Alberto Michel Macareno, destacó que esta problemática es muy preocupante, ya que debido al COVID-19 las estadísticas podrían elevarse. Esto porque el aislamiento social ha provocado que los niños tengan menos actividad física y más sedentarismo. 

Lo alarmante es que la salud de los menores podría verse afectada, pues la obesidad trae consigo enfermedades como diabetes y cáncer, impactando en la esperanza de vida de los infantes.

Los hogares con niños y adolescentes son los más afectados económica y socialmente

Por otro lado, constantemente escuchamos que los niños y adolescentes son los menos afectados por el SARS-CoV-2. Sin embargo, los datos mostrados por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) muestran que las afectaciones económicas y sociales se resienten más en hogares con niños y jóvenes.

En este sentido, los ingresos en las familias de México se vieron reducidos en 73.5% de febrero a mayo del 2020, mientras que los hogares sin niños en 57.9%. Cabe destacar que la inestabilidad monetaria impacta la nutrición y la educación e incluso puede generar violencia.

Estrés por confinamiento de COVID-19
Créditos: consalud.es

La pandemia ha afectado a todos, pero no por igual. Los impactos difieren según las condiciones de vulnerabilidad individual y social. Esto también depende de las capacidades personales e institucionales para afrontar el contexto pandémico de manera eficaz.

Asimismo, las personas toman los cambios de forma diversa. Por ejemplo, para algunos el aislamiento o el home office pueden tomarse de forma positiva, pero para otros puede ser una razón de angustia. 

Desde este contexto, todos intentan afrontar la pandemia con los recursos psicológicos, sociales y económicos ya conocidos para atravesar esta nueva normalidad.

Total
1
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Miguel Inzunza: vivir la pandemia entre olas y canciones

Next Article

Búhos de la Unison regresan a clases virtuales

Related Posts
Panorama de Zona del Silencio

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Total
1
Share