LMB
MLB
Altar de Jesús Malverde, el santo de los narcos.

¿Quién fue Jesús Malverde? La historia del bandido sinaloense que se venera como santo

Jesús Malverde era un hábil ladrón y popular personaje, considerado por muchos como el “santo de los narcos”. Su muerte sigue siendo un enigma, pero cada 3 de mayo los fieles le encienden veladoras para pedirle milagros. 

El legendario y popular personaje de Jesús Malverde es considerado por muchos como el “santo de los narcos” o el “bandido generoso”. Malverde vivió en el estado de Sinaloa a finales del siglo XIX, hasta el día de su muerte, el 3 de mayo de 1909. Se dedicaba a robar a los ricos para repartir el botín a los pobres, lo que lo convirtió en un mártir para los desfavorecidos.

Mujer se inclina ante la figura de Jesús Malverde para pedir un milagro.
Foto: Infobae

Jesús Juárez Mazo era su nombre de pila, pero se convirtió en leyenda como Jesús Malverde a mediados del siglo pasado. La figura de un hombre adulto de tez blanca, mirada profunda, cabello y bigote negro es venerada por las personas inmersas en la narcocultura, y es en Culiacán donde se encuentra la famosa capilla que cada año recibe veladoras, escapularios, arreglos florales y enmiendas de miles de personas que piden un milagro a este santo.

La santificación de Malverde no es reconocida por la iglesia católica, sin embargo, en Sinaloa recibe la misma veneración que cualquier otro.

¿Quién fue Jesús Malverde?

La historia del “Robin Hood” mexicano inició durante su juventud, al tiempo que lidiaba con la pobreza provocada por la muerte de sus padres cuando él era muy joven. En su juventud tomó varios oficios para poder sobrevivir, como ser carpintero, sastre y trabajador ferroviario, sin embargo, siempre tenía bien ubicados a quienes poseían riquezas en el estado para asaltarlos.

Supuesto retrato de Jesús Malverde.
Foto: Muy Interesante

Su apodo, Malverde, proviene de su modus operandi, ya que se escondía entre los platanales verdes para poder atacar a sus víctimas. Este “mal” “verde” se escapaba del lugar del atraco y nadie volvía a saber de él hasta su siguiente operación.

Una vez con el botín, Malverde se dirigía al pueblo de Mocorito, Sinaloa, a repartir los bienes con los sectores más vulnerables. El intrépido ladrón era buscado por la policía de la época, incluso se dice que el gobernador del Estado, el general Francisco Cañedo, le ofreció amnistía si ponía sus habilidades de criminal a sus servicios, sin embargo, no aceptó y continuó haciendo su trabajo para el pueblo.

Muerte y santificación del “Robin Hood” mexicano

Tras el rechazo a la propuesta del gobernador, el ejercito ofrecía una recompensa millonaria a quien lograra capturar y entregar al bandido, y no fue sino hasta el 3 de mayo de 1909 que terminaron los días de robo de Malverde, fecha en la que fue asesinado, sin embargo, existen varias versiones de lo sucedido.

Jesus malverde5
Foto: Sinaloa en Línea

Unos aseguran que su muerte se debió a que recibió una herida de bala que le produjo una gangrena que lo estaba debilitando y enfermando, y ante la posibilidad de morir, le pidió a sus amigos que lo entregaran al ejército para poder recibir la suma y que estos la repartieran a los pobres, así su legado continuaría aún después de su muerte. Hay otros que aseguran que Malverde fue engañado por sus compañeros de crímenes y entregado a las autoridades.

La historia más aceptada es que indica que las autoridades lograron capturar al ladrón antes de que pudiera cometer otro robo, y que, debido a la gran cantidad de delitos cometidos, se le sentenció a muerte y fue ejecutado el mismo día de su captura en una plaza pública de su pueblo. Además, se emitió una orden que prohibía el entierro digno del delincuente, por lo que su cuerpo en descomposición estuvo expuesto al pueblo durante los siguientes días.

Jesus malverde 6
Foto: TVP

Un día, un campesino que había perdido su ganado se paró a los pies del cuerpo de Malverde y pidió su ayuda para recuperarlo, a cambió, le prometió que le daría una sepultura digna a su cuerpo. La petición se cumplió en cuestión de días, y el hombre regresó al lugar donde se encontraban los restos del bandido, lo bajó y lo sepultó en una fosa del barrio La Redonda, de Culiacán, Sinaloa.

La fama del milagroso ladrón se extendió por todo el estado, siendo las personas humildes las principales creyentes. Con el paso del tiempo, su figura ha adquirido otros matices y por la popularidad que creció entre los narcotraficantes, se cree que solo cumple las plegarias de los bandidos, pero la realidad es que un gran número de personas que creen en él acuden a su capilla a pedir que les conceda sus deseos.

¿Te sabías la historia de este santo sinaloense?

Fuentes: Infobae, Muy Interesante

Total
0
Shares
Previous Article
coca cola

Fabricaban Coca-Cola pirata; así puedes identificarla

Next Article
El Calor de Sonora propocia la aparición de bacterias en alimentos.

Precaución: calor de Sonora propicia crecimiento de bacterias en alimentos

Related Posts
Total
0
Share