COPA AMÉRICA
⚽ 🏆 SIGUE LA COBERTURA →
LTH

Baterías LTH: un producto creado en Chihuahua 

Las baterías LTH para automóviles fueron fabricadas por un chihuahuense. 

Luis Trinidad Hernández Terrazas, nacido en Chihuahua en 1906, fue un destacado ingeniero eléctrico y el visionario fundador de LTH, una renombrada compañía reconocida a nivel mundial por su excelencia en la fabricación de baterías automotrices.

Durante su juventud, Luis T. Hernández se percató de los desafíos que enfrentaban los vehículos al momento de arrancar. En aquella época, se utilizaba una manivela conocida popularmente como “cran”, la cual resultaba complicada y hasta peligrosa de operar debido a su rigidez y peso. Era necesario girarla repetidamente para poner en marcha un automóvil.

Para solucionar este problema, se planteó la necesidad de desarrollar baterías capaces de conservar la energía por períodos más prolongados. Fue así como este joven prodigio, quien había estudiado ingeniería eléctrica por correspondencia y contaba con menos de 20 años en aquel entonces, se embarcó en la carrera por diseñar baterías automotrices innovadoras.

LTH Nota1

Fue así como Hernández logró desarrollar una tecnología patentada para la producción de baterías de plomo-ácido selladas, la cual se sigue utilizando hasta nuestros días en la mayoría de los vehículos. Bautizó su invento con las siglas de su propio nombre, LTH (Luis Trinidad Hernández), como una forma de dejar su marca personal en la creación.

En busca de un mercado para su revolucionaria patente, Hernández dejó el estado de Chihuahua y se trasladó a Monterrey, una próspera ciudad industrial.

En la “Sultana del Norte”, LTH fue fundada en 1928 y rápidamente se convirtió en uno de los principales fabricantes de baterías automotrices en América Latina. Para lograrlo, Hernández estableció alianzas estratégicas con empresas líderes del sector automotriz, lo cual contribuyó a consolidar la reputación de LTH como un proveedor confiable.

Con el tiempo, las baterías LTH se convirtieron en una de las marcas más populares y confiables en el mercado mexicano, expandiéndose también a otros países de América Latina y el Caribe. Además, la empresa de Hernández diversificó su negocio y comenzó a fabricar piezas para automóviles y a producir paneles solares.

Vale la pena mencionar que cuando la compañía aún era joven, modificó su eslogan de “Siempre Lleno” a “El alma de su automóvil”. Este célebre lema se mantuvo durante más de medio siglo, hasta el año 2002, cuando sufrió una ligera modificación para convertirse en: “El alma de tu automóvil”.

LTH Nota2
Créditos: El Mañana de Nuevo Laredo

El rol de la batería automotriz: una fuente vital de energía

En esencia, la batería del vehículo cumple un papel fundamental al almacenar y proveer la energía eléctrica necesaria para activar el motor de arranque. Por ende, es crucial que la batería se encuentre en óptimas condiciones, ya que este proceso requiere de una corriente alta en un lapso breve, y debe funcionar incluso en ambientes húmedos o de baja temperatura. 

Si la batería no es capaz de suministrar la potencia necesaria, el vehículo simplemente no encenderá. Es importante destacar que no solo el motor de arranque depende de la batería, sino también otros sistemas como la iluminación, la radio y el GPS.

LTH Nota3 1
Créditos: Actualidad y Motor

Evolución constante de las baterías de automóviles

Se atribuye al inventor italiano Alessandro Volta la creación de la primera batería moderna, mientras que la primera batería de plomo ácido fue concebida más adelante en el siglo XIX.

Este nuevo tipo de batería, diseñado por el ingeniero Henry Tudor, marcó un importante avance y vislumbró el valor que este componente podría tener en el futuro. En aquel entonces, la industria automotriz no se encontraba tan desarrollada y el uso de baterías estaba limitado a vehículos exclusivos.

Uno de los primeros automóviles con baterías eléctricas fue diseñado para el Sultán otomano Abdul Hamid II en 1888. Este vehículo utilizaba una batería para alimentar un motor de 1 CV, lo cual es comparable al sistema de los vehículos híbridos modernos.

LTH Nota4
Créditos: Mitsubishi Motors

A principios del siglo XX, se produjo un notable progreso en el desarrollo de las baterías de plomo ácido, y los vehículos comenzaron a tener potencias de alrededor de 5 CV con baterías que se recargaban mientras el vehículo estaba en movimiento a velocidad constante.

Durante las décadas de 1950 y 1960, se realizaron avances significativos en las baterías de automóviles. Por un lado, se crearon las celdas de gel, baterías protegidas por un gel antiespumante. Además, las baterías se volvieron cada vez más pequeñas y lograron proporcionar un voltaje mayor, lo que redujo su tamaño, pero aumentó su autonomía y potencia.

En la década de 1970, se introdujo una de las mejoras más destacadas en las baterías de plomo ácido: las baterías absorbentes de malla de fibra de vidrio, también conocidas como AGM. Estas baterías, similares a las de gel mencionadas anteriormente, ofrecían aún más potencia y durabilidad.

Una de las últimas novedades en el sector son las baterías de ion-litio, que buscan brindar soporte a los vehículos eléctricos. Sin embargo, la industria sigue avanzando, adaptándose a las necesidades del mercado automotriz y buscando ofrecer baterías cada vez más potentes y con mayor autonomía.

Fuentes: El Heraldo de Chihuahua, LTH, Loctite Teroson

Total
0
Shares
Previous Article
Articulo 144 TER

Congreso de Baja California Sur examina ley para que menores puedan elegir su identidad género

Next Article
Musical

KDMQ: experimentación sonora no binaria hecha en Durango 

Related Posts
Total
0
Share