El Titanic

Manuel Uruchurtu: el hermosillense que navegó en el Titanic

Manuel Uruchurtu fue el único mexicano que viajó en el Titanic. Fue considerado como “El caballero del Titanic”, por salvar la vida a una mujer durante la tragedia

Un 14 de abril de 1912 sucedió una de las tragedias más conocidas del mundo: el naufragio del transatlántico Titanic. A bordo del inmenso barco viajaban 2223 personas, entre ellas el hermosillense Manuel Uruchurtu.

Manuel Uruchurtu
Créditos: dineroenimagen.com

Sobre esta travesía se cuenta que en la lista de pasajeros aparecían algunas de las personas más ricas y poderosas de aquellos tiempos. Además, que transitaban cientos de inmigrantes irlandeses, británicos y escandinavos que iban en busca de una mejor vida en Norteamérica.

Así, entre algunos documentos y testimonios, está la historia de Manuel Uruchurtu, un político mexicano que se dice fue parte de este terrible accidente. Pero, ¿de dónde nace esta suposición? 

Uruchurtu era un abogado originario de Hermosillo, Sonora, que radicaba en la Ciudad de México. Por su profesión, él mantenía relaciones cercanas a los personajes del porfiriato. En 1912 viajó a Francia para participar en un banquete que algunos exiliados mexicanos habían organizado en honor a Porfirio Díaz y su esposa, Carmelita Romero.

Manuel Uruchurtu y su esposa
Créditos: es.wikipedia.org

El mexicano tenía pensado viajar desde Cherburgo, Francia, a Veracruz. Sin embargo, un familiar cercano a Ramón Corral le cedió un boleto para el Titanic. Se cuenta que días antes de zarpar, Uruchurtu envió una postal a su madre con la imagen del barco, lo que podría confirmar su estancia a bordo del barco.

Lo que sucedió durante el trayecto del Titanic es bien conocido. El buque se impactó con un iceberg. Con el fin de salvar vidas, se inició una evacuación en botes salvavidas, mismos que eran insuficientes para toda la tripulación.

El cuerpo del abogado mexicano no se localizó

El mexicano se encontraba en el bote número 11, pero al momento de descender se escuchó el grito de una mujer llamada Elizabeth Ramell. Cuentan que Ramell pedía ayuda, ya que su hijo y esposo la esperaban en Nueva York.

El Titanic partiendo
Créditos: muyhistoria.es

Bajo este contexto, Uruchurtu cedió su lugar a Elizabeth, con la condición de que viajara a México a contarle a su familia sobre su decisión. Esto salvó la vida de Elizabeth, mientras que el cuerpo de Uruchurtu nunca fue localizado.

En honor al acto heroico de este hombre, la escritora Guadalupe Loeza escribió la novela El caballero del Titanic, basada en la información que la familia del abogado le proporcionó directamente.  

Incluso, se dice que Elizabeth sí viajo a México para contar a su familia la decisión de Uruchurtu, tal y como lo había pedido el hermosillense. Sin embargo, ella reveló que en realidad no tenía hijos ni estaba casada. 

El único detalle de esta historia es que no existen pruebas suficientes para comprobar estos hechos. Sin embargo, los familiares del mexicano narran lo sucedido con orgullo.

Total
42
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Punto Naranja, una iniciativa para frenar la violencia contra la mujer en Tijuana

Next Article
Programación sitios web

Meraki Developer: empresa tijuanense de desarrollo de software

Related Posts
Panorama de Zona del Silencio

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Total
42
Share