11-reportaje-norma-sanchez-mujeres-pescadoras-sinaloa.jpeg

Mujeres costeras de Sinaloa: transformando la pesca en el noroeste de México (parte 1)

La periodista sinaloense Norma Sánchez escribió para NORO este reportaje sobre tres sociedades cooperativas de Sinaloa integradas exclusivamente por mujeres costeras que están transformando la historia de la pesca en el Golfo de California, México. Sus acciones se basan en la pesca sustentable y la participación social colectiva. 

Tras años de trabajar en la pesca pero siempre detrás de los hombres, un grupo de pescadoras de 28 a 78 años de edad decidió organizarse y fundar sus propias sociedades cooperativas. Ellas buscaban ser reconocidas y aceptadas a la par que sus esposos y otros pescadores. Las Almejeras de Santa Cruz, las Lobas del Manglar y Las Banas Guerreras nacieron en 2017, en una región de la costa del estado mexicano de Sinaloa. Ahí, la participación de las mujeres ha sido históricamente invisibilizada.   

mujeres costeras de Sinaloa
El extraordinario liderazgo de las presidentas de las cooperativas pesqueras Almejeras de Santa Cruz (Yanett Castro), Las Banas Guerreras (María de la Luz Bueno Ramos) y las Lobas del Manglar (Vanesa Inzunza) está inspirando a otras mujeres costeras de la región para que sus derechos como pescadoras sean reconocidos. Foto: Juan Carlos Cruz / Contraluz / Congreso del Estado de Sinaloa

Las pescadoras de las tres cooperativas, usuarias del Sistema Lagunar Altata-Ensenada de Pabellones, uno de los más importantes para México, rompieron con las tradiciones al abrir un camino a la inclusión social y a una nueva visión de la pesca. Para ellas, la restauración del mar, el equilibrio de los ecosistemas y la seguridad alimentaria son sus guías. 

Inclusión de las mujeres costeras en el sector pesquero

Cuando las socias de las Lobas del Manglar recibieron una panga y un motor en Las Aguamitas, una comunidad pesquera del municipio de Navolato, Sinaloa, Vanesa Inzunza no pudo contener el llanto: “Casi me hacía loca, no pasé más que llorando. No lo podía creer que fuera de nosotras”. 

A la presidenta de la sociedad cooperativa le parecía imposible que un apoyo gubernamental aparentemente ordinario trastocara tanto su historia personal. Su madre, pescadora de toda la vida y hoy retirada, nunca tuvo una embarcación propia. En esa comunidad de 1 648 habitantes, quienes recibían ese tipo de apoyos eran solamente los hombres organizados. 

panga otorgada a mujeres costeras de Sinaloa
María de la Luz Bueno (al frente) y Vanesa Inzunza (atrás) jalan la embarcación que se ha convertido en una herramienta de independencia y libertad, y que recibieron en 2019 como parte de un apoyo del Gobierno. Foto: Juan Carlos Cruz / Contraluz / Congreso del Estado de Sinaloa 

Experiencias como esta, que excluyen a las mujeres de los beneficios para el sector pesquero, motivó a un grupo de 31 pescadoras a crear sus propias cooperativas. Lo hicieron en una zona de la costa de Sinaloa con alta marginación social y donde el trabajo de las mujeres no es reconocido.  

Las Almejeras de Santa Cruz, las Lobas del Manglar y Las Banas Guerreras nacieron en 2017 como las primeras cooperativas pesqueras de la región integradas exclusivamente por mujeres. Las Almejeras y las Lobas se ubican en Altata y en Las Aguamitas. Estas son localidades usuarias del Sistema Lagunar Altata-Ensenada de Pabellones, situado en los municipios de Navolato y Culiacán. Las Banas Guerreras se ubican en Dautillos, municipio de Navolato.  

Sistema Lagunar Altata-Ensenada de Pabellones

El Sistema Lagunar Altata-Ensenada de Pabellones es considerado una prioridad para México debido a su amplia diversidad de productos pesqueros, los cuales son de interés económico para las comunidades de la zona. Este sistema se encuentra sobre una franja costera de 55 kilómetros de longitud donde cohabitan siete localidades que dependen del aprovechamiento de las especies del mar: Altata, El Tetúan Nuevo, El Tetúan Viejo, Las Aguamitas, El Castillo, Las Puentes y Las Arenitas.

embarcaciones en Sinaloa
Foto: Juan Carlos Cruz / Contraluz / Congreso del Estado de Sinaloa 

De acuerdo al Consejo para el Desarrollo Económico de Sinaloa (CODESIN), la actividad pesquera en esa región es fuente de empleo de 42 mil trabajadores directamente involucrados en el sector pesquero. También de 2 104 personas dedicadas a la acuicultura y otras actividades de la pesca. Esto representa el 74% y el 69% de ocupación del sector. 

La lucha por los derechos de las mujeres en la pesca

Aunque las mujeres participan activamente en toda la cadena de valor y producción del sector pesquero, su trabajo es infravalorado. 

El programa Igualdad de Género en el Mar destaca como barreras de participación de las mujeres pescadoras las siguientes: la subrepresentación en las estadísticas y en la implementación de políticas, la no remuneración y la exclusión.

“Al excluir a las mujeres de los procesos de toma de decisiones, a menudo nos perdemos un componente significativo de la acción colectiva” y, según la FAO, “hasta el 90% del procesamiento del pescado lo realizan las mujeres”.

programa Igualdad de Género en el Mar

Eso lo tienen bien claro las mujeres de la costa de Sinaloa, quienes ante el aislamiento y la invisibilidad de su trabajo en la pesca, decidieron fundar sus propias cooperativas pesqueras. Primero nacieron las Almejeras de Santa Cruz, integrada por nueve mujeres de 40 y 63 años de la localidad de Altata. Altata es uno de los destinos turísticos más atractivos de Sinaloa por su rica oferta gastronómica. Productos frescos del mar como almejas, camarones, ostiones, jaibas y peces de escama, son ingredientes principales en los platillos. 

11 reportaje norma sanchez mujeres pescadoras sinaloa.jpeg
Mujeres costeras. Foto: Juan Carlos Cruz / Contraluz / Congreso del Estado de Sinaloa 

La historia de las Almejeras destaca por el extraordinario liderazgo de su presidenta, Yanett Castro. Ella es una joven pescadora que ha inspirado a otras mujeres costeras, quienes le reconocen haberlas motivado a crear sus propias organizaciones y hacerlas visibles. 

Para Alicia Bueno Ramos, socia de Las Banas Guerreras, fue hasta que se integraron en una cooperativa cuando se les reconoció. Haber recibido una panga con motor es para ella el logro más significativo.

“Nosotras carecíamos de muchas cosas, íbamos de raite, en camión. Hasta que un día nos vio la Yanett y nos organizábamos como lo que estamos ahorita. Si eras (pescadora) libre no podías, tenías qué tener un socio”. 

Alicia Bueno Ramos, socia de Las Banas Guerreras

Las Banas Guerreras

Las Banas Guerreras nacieron con 14 socias de 28 y 67 años. Su presidenta es María de la Luz Bueno Ramos, una pescadora de 55 años líder entre las asociadas. La mayoría de estas mujeres son consanguíneas de una familia paterna de apellido Bueno, del cual toma su nombre la organización.

10 reportaje norma sanchez mujeres pescadoras sinaloa.jpeg
María de la Luz Bueno Ramos es la presidenta de Las Banas Guerreras, la primera cooperativa pesquera integrada exclusivamente por mujeres de Dautillos, una comunidad pesquera de 2 270 habitantes del estado de Sinaloa, México. Foto: Juan Carlos Cruz / Contraluz / Congreso del Estado de Sinaloa

La cooperativa Las Lobas del Manglar se integra por ocho socias de 34 y 78 años. Vanesa Inzunza Lugo encabeza el grupo, una pescadora de 39 años que proviene también de una familia de pescadores donde solo los hombres recibían apoyos institucionales. Hoy, ella reconoce que el trabajo colectivo entre mujeres le ha cambiado la vida.

“Nunca imaginé que fuera llegar a ese punto. En mi cabeza nunca pasó que yo iba a formar parte de una cooperativa… Se siente bien bonito porque somos puras mujeres, ahí vamos construyendo las cosas poco a poco y unidas todas, juntas todas”.

Vanesa Inzunza Lugo, líder de las lobas del manglar

Aunque la edad de estas mujeres varía entre los 28 y 78 años, su historia es compartida: viven para la pesca, pero excluidas de los espacios de participación más relevantes para el sector pesquero.

Algo que demuestra lo anterior es la experiencia de discriminación que enfrentaron al no ser reconocidas como pescadoras beneficiarias de los apoyos gubernamentales. Fue hasta que se organizaron en cooperativa cuando esto cambió. “Antes ni existíamos”, subraya Vanesa Lugo, líder de las Lobas.

14 reportaje norma sanchez mujeres pescadoras sinaloa.jpeg
Una mujer que ha sido clave para la apertura de espacios de participación de las mujeres en la pesca de Sinaloa es Yanett Castro, almejera de Altata, que inspiró a otras pescadoras a formalizar sus propias cooperativas para que sus voces sean escuchadas. La historia de los derechos de las mujeres en la pesca de Sinaloa y de México tiene como referencia a esta líder pescadora quien, además, para visibilizar la labor de las mujeres pescadoras, abrió la página de FB TrazandoElRumboDeLaPesca, junto con pescadoras del Golfo de Santa Clara, Sonora, y de Las Arenitas, Sinaloa. Foto: Juan Carlos Cruz / Contraluz / Congreso del Estado de Sinaloa.

Otro hecho que refleja la desigualdad que enfrentan las mujeres en la pesca es el trato recibido al solicitar sus propios permisos de pesca en 2017. Sus solicitudes se frenaron durante dos años sin razón aparente por funcionarios gubernamentales, cuenta la presidenta de la Almejeras, Yanett Castro. 

Autonomía económica de las mujeres costeras

A partir de que obtuvieron sus propios permisos y una panga con motor, su participación laboral y autonomía económica aumentaron. Estas mujeres costeras iniciaron además un proceso de capacitación en técnicas de manejo integral de los productos del mar, con un enfoque de pesca sustentable. Hoy, después de cuatro años de la creación de las cooperativas, las pescadoras comienzan a tener voz y voto, apunta Yanett Castro. 

Las socias de las tres cooperativas han enfrentado también resistencias por parte de algunos hombres pescadores que percibían que les estaban quitando algo que a ellos les pertenecía. La presidenta de las Almejeras señala que “no le estamos quitando el lugar a nadie, ni nos los dieron. Nosotras nos estamos apropiando de los lugares, nos estamos capacitando, nos estamos fortaleciendo unas a otras y vamos a cambiar esta historia”. 

mujeres costeras de Sinaloa
Mujeres costeras. Foto: Juan Carlos Cruz / Contraluz / Congreso del Estado de Sinaloa.

En 2019, las Almejeras y las Lobas obtuvieron cada una su propio permiso de pesca de ostión de mangle; a Las Banas Guerreras se les autorizó uno para explotar ostión de mangle y almeja pata de mula. Las tres cooperativas recibieron su propia panga con motor que pronto se convirtió en una herramienta de autonomía, un símbolo de libertad. Ahora no tendrían que depender de la embarcación prestada por las cooperativas, que hasta ese entonces estaban integradas solo por hombres. 

Estas mujeres pescadoras se organizan en colectivo, en alianza, para utilizar la embarcación por periodos previamente acordados. Se ayudan mutuamente para contribuir con la pesca legal y sustentable, defendiendo sus espacios de participación.  

Formar una cooperativa les abrió el camino hacia el reconocimiento de sus derechos. En esto, dos organizaciones civiles han sido clave para el fortalecimiento de sus competencias: Pronatura Noroeste y Environmental Defense Fund (EDF).

El trabajo de dichas organizaciones se abordará en la segunda parte del reportaje, así como el trabajo de figuras claves en la lucha de las mujeres pescadoras por su derechos. Aquí puede leerse otro reportaje de Norma Sánchez sobre el trabajo de mujeres de Sinaloa.

Total
56
Shares
Previous Article
FOTO Portal Osinsa

Nueva variante de COVID-19 es detectada en Israel

Next Article
Transferencia de dinero por banca electronica por medio de empresas fintech

Fintech companies: the future of finance lies in digital tools

Related Posts
Panorama de Zona del Silencio

¡SubscRÍbeTE A NUESTRO newsletter!

Total
56
Share