Niña-indígena-en-escuela

Niños tarahumaras abandonan clases a distancia por falta de internet

Los niños y familias de la comunidad tarahumara en Ciudad Juárez tienen dificultades con las clases a distancia

En la colonia Tarahumara, en Ciudad Juárez, Chihuahua, hay al menos 80 menores en edad escolar, pero no todos van a la escuela. Debido a la pandemia por COVID-19, la escuela indígena Adelina Romero Fontes cerró. Era la única que había en la comunidad.

La falta de computadoras, celulares y conexión a internet ha obligado a muchos niños tarahumaras a abandonar sus estudios, aunque todavía no hay cifras oficiales. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 14 mil niños entre 3 y 17 años en México dejaron sus estudios. Se estima que este número sea más alto por la pandemia.

niños tarahumaras en comunidad
Foto: Plática Chihuahua

Según las últimas cifras disponibles, alrededor del 63% de la población mexicana tenía acceso a internet en 2020. Esto significa que cerca de 21.7 millones de hogares contaban con conexión a internet, un incremento considerable en comparación con datos de 2018.

Madres de familia y niños tarahumaras sufren por falta de comunicación con maestros

Los maestros de la comunidad tarahumara envían tareas por WhatsApp a alumnos con teléfono inteligente, y algunos la imprimen para aquellos sin acceso a internet. Sin embargo, son pocos los estudiantes que atienden las tareas y sus clases a distancia.

Una madre de familia tarahumara, Lorena Loya, tiene dos hijos de 12 y 15 años, quienes son de los afortunados que han continuado con su educación. Esto debido a que asisten a una secundaria privada con el apoyo de una asociación civil que paga el internet en la biblioteca comunitaria.

“Era muy difícil porque les pedían estar entregando trabajos a cada rato y pues la biblioteca tiene internet, pero cuando ellos no sabían cómo hacer un trabajo nosotros no sabíamos cómo ayudarlos”.

Lorena Loya, madre e integrante de la comunidad tarahumara.

Los maestros tampoco daban seguimiento a los trabajos entregados y no había retroalimentación ni resolución de dudas durante estas clases a distancia.

Rosenda, madre y mujer tarahumara, explicó que tiene un hijo de 8 años en tercero de primaria, pero dejó de enviar sus tareas a distancia desde hace algunos meses. La madre dijo que era muy complicado para él y para ella es suficiente que su hijo ya sepa leer y escribir.

Foto: Servicios Educativos del Estado de Chihuahua

Comunidad indígena sufre rezago para satisfacer necesidades básicas

Además del rezago en el sector educativo, las comunidades indígenas de Chihuahua tienen dificultades para satisfacer necesidades alimentarias y no tienen acceso a servicios médicos básicos, como sucede en Guachochi, al sur del estado.

“Para que nos vea un doctor tenemos que recorrer 60 Kilómetros y nos cobran 300 pesos por adulto, como somos rarámuris no tenemos dinero y no hay forma de pagar por eso”.

José Espino Romero, habitante de la comunidad.

Rosalba Loya García, habitante de la región, comentó que no cuentan con agua y la poca que tienen la obtienen a través de la lluvia o la transportan de otras poblaciones cercanas en galones o en burro.

Total
1
Shares
Previous Article
Mulaka-videojuego-mexicano

Mulaka: el videojuego inspirado en la cosmogonía tarahumara

Next Article
Reina Isabel II sentada en el trono y portando la corona de San Eduardo con perla

Perla del Mar de Cortés adorna la Corona del Estado Imperial de la reina Isabel II

Related Posts
Panorama de Zona del Silencio

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Total
1
Share