sal_de_san_felipe

Sal de San Felipe, preferida por los mejores chefs

Los mejores chefs buscan la sal de San Felipe, misma que es extraída del salar de Baja California

En la ciudad portuaria San Felipe, del estado de Baja California, hay sal que los mejores chefs usan para potenciar sus platillos.

Esta sal se produce por el enfriamiento del agua de las zonas marinas, que da lugar al nacimiento de partículas cristalinas de sal.

salar san felipe
Foto: portal Escapadas

Esas áreas se conocen como salinas o salar. Su suelo es brillante por el color blanco que refleja la luz del sol, pero puede llegar a ser hasta rosa dependiendo de los minerales presentes. Uno de los lugares en México que cuenta con esa diferencia de color es el poblado Celestún, en Yucatán.

La sal que se produce en San Felipe cuenta con mayor cantidad de minerales que la del sur bajacaliforniano. Toma de ocho meses a 1 año producir una tonelada de sal.

La cosecha disminuye durante la temporada de invierno. Los mejores meses para la producción son agosto y septiembre, por el verano.

Francisco Sosa es productor salero con más de 17 años de experiencia y es empresario en el mundo gastronómico con Sal de San Felipe.

Chefs que la consumen

El producto es la favorita de los chefs de la región, entre ellos Javier Plascencia, Miguel Ángel Guerrero y Drew Deckman. Todos ellos se aseguran de que sus restaurantes cuenten con reservas de este condimento.

cama salada para sus presentaciones con ostiones de Bahia de San Quintin Drew Deckman
El chef estadounidense usa la sal en su platillo de ostiones.

La sal de San Felipe se diferencia de otros tipos por su método de extracción. Esta se cosecha del agua filtrada, cuando otras se toman directo del mar. Cuando se recolecta, se debe dejar secar para retirar la humedad y luego se cierne.

Cada grano es separado por calidades, siendo diferenciadas por su tamaño. El grano grande es para ganado. El grano intermedio presenta tres tamaños, que se destinan para uso alimenticio y cosmético. Las finas van para chefs y envases.

La experiencia del salar

El salar se ubica a una hora de Mexicali, rumbo a San Felipe y no hay señalamientos o carteles que anuncien la llegada. Esto se debe a su gran extensión y libre tráfico, pues se ha convertido en un espacio libre de urbanización.

Se recomienda ingresar al salar en el tramo entre el kilómetro 104 y 105, pues es donde los automóviles no se estancan y el acceso está sobre la carretera.

La entrada es libre. Este lugar ofrece un gran paisaje y es una buena opción de paseo. Además, si se respira por la boca, el aire tiene un sabor a sal. De igual forma, el crujir del suelo con cada paso sumerge al visitante en toda una experiencia.

Con información de El Universal, San Diego Red y Mexicali Travel.

Total
1
Shares
Previous Article
Pie de Página

Cineteca Sonora proyecta 70 Muestra Internacional de Cine

Next Article
Virus del Covid-19 bajo el microscopio

Estudio confirma inmunidad innata contra COVID-19, podría ayudar a crear fármacos

Related Posts
Panorama de Zona del Silencio

¡SubscRÍbeTE A NUESTRO newsletter!

Total
1
Share