Sastrería Thomé: más de seis décadas de confección a la medida

Don José Ramón Medina Thomé se ha dedicado a la sastrería desde hace más de seis décadas; hoy es el último que conserva este oficio en Hermosillo 

Por la avenida Sufragio Efectivo, en el centro histórico de Hermosillo, cada vez se establecen más restaurantes, cafés o puntos de reunión culturales. Sin embargo, justo en el corazón de la capital, a unos pasos de la estatua del poeta Abigael Bohórquez, está la Sastrería Thomé. En ese lugar, entre hilos y telas, trabaja don José Ramón Medina Thomé, considerado el último sastre de Hermosillo

Con 76 años de edad, don Thomé ha visto cómo los años han transformado el oficio de la sastrería. En la actualidad, aunque la mayoría de los trajes son importados, sí hay quienes ajusten las prendas en las mismas tiendas departamentales y especializadas donde se adquieren. Sin embargo, lo que hace la diferencia es que don Thomé confecciona las prendas a la medida y sin usar moldes. 

a Don José Ramón Medina Thomé en su taller.
Crédito: www.elimparcial.com / Julián Ortega

Don Thomé nació en Tepic, Nayarit, pero llegó a Sonora a los 11 años. El oficio de la sastrería lo aprendió de su familia, que también se dedicaba a la zapatería, negocio con el que, dijo, nunca faltó comida en la mesa. Pero a él le gustaba coser y hacer trajes. Por esto, después de sus clases de primaria acudía a una sastrería a aprender. Su primer traje lo hizo a los 21 años, en 1965, y fue para un bautizo. 

De la sastrería a la maquila y de vuelta 

Don Thomé recordó en entrevista con un medio sonorense, que en los años 70 había mucha demanda de sastrería, pero los que se dedicaban al oficio no contaban con seguridad social. Esta fue una de las razones por las que se mudó a Tijuana y después a Estados Unidos, donde trabajó en una maquila, donde si bien adquirió experiencia, supo que no era la forma en la que quería hacer su trabajo. 

Esto lo llevó a establecerse en Hermosillo en 1975. La sastrería ha sido el negocio que le ha dado para vivir. La ropa que hace la trabaja con material que pide al centro del país, pues al no haber sastres en la ciudad es muy difícil encontrar ciertas telas en tiendas locales, aseguró don Thomé. 

Manos de a Don José Ramón Medina Thomé sobre tela usando escuadra.
Crédito: www.elimparcial.com / Julián Ortega

Sus trajes son finos, elaborados con una técnica que ha perfeccionado durante décadas. Sin embargo, para don Thomé está tradición no se conservará por mucho tiempo. Una de las razones por las que cree que la sastrería puede no sobrevivir, es porque los niños y jóvenes ya no tienen la oportunidad de aprender como él lo hizo. Eso, junto con las páginas y tiendas que venden “trajes pegados”, han acabado con el arte de la sastrería que pocos como él en México conservan desde sus talleres.

¿Alguna vez consideraste ir con un sastre como don Thomé?

Total
8
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Casa Chihuahua, centro del patrimonio cultural del noroeste

Next Article
Premio literario

Violeta Santiago Hernández: ganadora del premio Carlos Montemayor 2021

Related Posts
Panorama de Zona del Silencio

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Total
8
Share