Tacos de perro: comida obligada al visitar Nogales

Con más de 60 años de ser degustados, los tacos de perro son una comida emblemática en esta ciudad fronteriza

Su nombre llama la atención y hace dudar sobre los ingredientes de este platillo, pero los tacos de perro son una experiencia gastronómica obligada al estar en Nogales, Sonora. La historia de este ícono culinario de la ciudad fronteriza viene desde 1957 y, contrario a su nombre, el relleno es de res y algunas otras delicias. 

Los tacos de perro son básicamente tacos dorados hechos con tortillas de maíz y dentro llevan un guiso de carne molida con papa. Sobre esta proteína se deja caer una cantidad generosa de lechuga finamente picada y una salsa de esas que elevan instantáneamente el sabor del taco y que no por sencilla es menos deliciosa: tomate, cebolla, chile pico de pájaro, pimienta y ajo, todo fresco. 

En Nogales se comen al día de 10 mil a 20 mil tacos de perro en diferentes puestos de la ciudad y se estima que hay más de 200 negocios donde los venden. Además, se han exportado a lugares como Baja California, Sinaloa y Jalisco, e incluso se encuentran en sitios de Estados Unidos, como Nueva York y Arizona. 

El origen de los tacos de perro 

Los tacos de perro se prepararon por primera vez en Nogales por José Gaviño García en 1957. Sin embargo, los tacos del ya fallecido señor Gaviño se popularizaron hasta 1960. En aquel tiempo, el sabor y su costo de 40 centavos la pieza lo hacían la comida perfecta para los fronterizos. 

El legado de José Gaviño es continuado por sus hijos Javier y Mario, quienes diariamente preparan más de 2 mil tacos dorados. Ellos conservan la receta original de su padre: carne sazonada con orégano, pimienta, clavo, ajo, cebolla y tomate. Sin embargo, aunque se traten de imitar no hay sabor que iguale al de los icónicos tacos de perro de Nogales.

Tacos de perro
Crédito: Marco A. Flores

El hecho de llamarse tacos de perro también ayudó a popularizar esta comida. Todo empezó con una broma, pues en la popular colonia Buenos Aires, ubicada muy cerca de la taquería de la familia Gaviño, había una perrera. Por tanto, se decía que ahí se surtían de la carne. 

Con el tiempo aparecieron otros rumores sobre los tacos. Uno señalaba que la apariencia de la carne era similar a la de comida enlatada para perro. Si bien el nombre puede no ser muy apetitoso y algún turista caiga en la broma, estos tacos se han convertido en una tradición en Nogales, siempre listos para ser saboreados.  

¿Te animas a probar los tacos de perro

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Baseball World Cup U-23 se llevará a cabo en Sonora

Next Article
Suprema Corte despenaliza el aborto en México

Suprema Corte en México despenaliza aborto tras fallo histórico

Related Posts
Panorama de Zona del Silencio

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Total
0
Share