Turismo de maternidad: una práctica común del noroeste

Turismo de maternidad: una práctica común del noroeste de México

Viajar a otro país para dar a luz es un fenómeno cada vez más común que ha ganado el término de turismo de maternidad, junto a una serie de retos sociopolíticos

En el noroeste es común conocer a más de una persona, sobre todo de las generaciones más jóvenes, que aunque viven y crecieron en alguno de los estados de la región, nacieron en Estados Unidos, principalmente en California, Arizona, Nuevo México o Texas, por la cercanía que tienen estos estados a la frontera mexicana. Muchas de estas personas fueron las pioneras de un fenómeno que hoy se conoce como “turismo de maternidad”. 

Foto ilustrativa de mamá y bebé recién nacido.
Foto ilustrativa / Crédito: Banco de imágenes

El turismo de maternidad se considera un fenómeno complejo y multifacético que ha atravesado fronteras internacionales, convirtiéndose en una práctica cada vez más extendida y discutida en la esfera pública global. Este término hace referencia al acto de viajar a un país extranjero con la intención de dar a luz allí, otorgando a los recién nacidos los derechos y privilegios que conlleva la ciudadanía del país de nacimiento.

Las motivaciones detrás de este fenómeno son tan diversas como las familias que lo eligen. Algunas mujeres buscan un entorno donde el parto sea más accesible económicamente o donde exista una atención médica de calidad superior. Sin embargo, una de las razones más predominantes es proporcionar a sus hijos una ciudadanía adicional que les pueda facilitar un futuro más estable y prometedor.

Foto ilustrativa de mujer embarazada con maleta en aeropuerto.
Foto ilustrativa / Crédito: Banco de imágenes

Este fenómeno no es exclusivo de una región en particular. Mientras las mujeres en México viajan frecuentemente a los Estados Unidos o Canadá para dar a luz, las rusas viajan a países como Argentina, ante el panorama político que rodea al país que se extiende entre Europa y Asia. 

El turismo de maternidad en Estados Unidos, un negocio y dilema político  

El también llamado turismo de partos, aunque inicialmente asociado con personas de altos recursos, ahora también es considerado por padres de clase media. En Estados Unidos, el Centro de Estudios sobre Inmigración estima que se producen anualmente unos 36 mil casos de turismo de maternidad. La mayoría de las madres provienen de China, Rusia, Turquía, Nigeria, México, Venezuela, Colombia y Brasil.

Foto ilustrativa de bebé en cunero.
Foto ilustrativa / Crédito: Banco de imágenes

El Instituto de Política de Migración informa que existen 5.1 millones de personas nacidas en Estados Unidos de padres no ciudadanos. De estos, 900 mil no tienen nacionalidad estadounidense, 4.1 millones sí la tienen y 100 mil poseen la llamada tarjeta verde.

En la Constitución de los Estados Unidos, la Decimocuarta Enmienda garantiza la ciudadanía a todas las personas nacidas en su territorio; una normativa similar existe en Canadá. Sin embargo, la interpretación de esta ley ha generado controversia, particularmente en lo que respecta al turismo de maternidad. Algunos argumentan que esta práctica explota un “vacío legal” en la política de inmigración y puede representar una carga financiera para los países anfitriones. 

Foto ilustrativa de mujer embaraza en automovuil con cinturón de seguridad.
Foto ilustrativa / Crédito: Banco de imágenes

En los Estados Unidos, el expresidente Donald Trump, quien aunque enfrenta problemas legales sigue firme con buscar la reelección en 2024, ha anunciado que de volver a la Casa Blanca limitará la emisión de visas de visitante a las mujeres embarazadas que buscan viajar a los EE. UU. con el objetivo principal de dar a luz, haciendo que por lo menos uno de los padres sea ciudadano y resida el país. 

A pesar de las críticas, este fenómeno ha generado un nicho de mercado con servicios como “Tener mi bebé en Miami” y “Doctores para ti” en Florida, mismos que han surgido para atender a estas madres, proporcionando paquetes de atención médica que incluyen exámenes prenatales, atención de parto y cuidado pediátrico postnatal. Los costos varían dependiendo del lugar y las condiciones pero puede alcanzar hasta los 15 mil dólares. 

Foto ilustrativa de mujer embarazada preparando pañalera para bebé en camino.
Foto ilustrativa / Crédito: Banco de imágenes

En otros estados incluso los hospitales se anunciaban en México ofreciendo paquetes médicos de partos. Sin embargo, debido a las críticas y controversias en torno a la “venta de ciudadanía”, han cambiado su enfoque y ahora ofrecen paquetes médicos a cualquier persona sin seguro, ya sea residente o no.

Más allá del debate político y legal, el turismo de maternidad tiene implicaciones humanas y sociales profundas. Para muchas familias, es una estrategia de mejora de la calidad de vida.  Pero también plantea preguntas difíciles sobre el derecho a la movilidad, las responsabilidades de los estados hacia los recién nacidos dentro de sus fronteras y las complejidades de la ciudadanía en un mundo cada vez más globalizado.

¿Tú qué opinas de la práctica del turismo de maternidad? 

Fuente: El Heraldo de Juárez, DW, Vargas Law, Univision, Cursos de Turismo Online, BB Mundo, BBC, Colombia. 

Total
0
Shares
Previous Article
Mango sinaloense: una fuente de empleos en el estado

Mango sinaloense: un impulso a la economía del estado 

Next Article
racers

Racers en Sinaloa: el vehículo favorito para hacer turismo 

Related Posts
Panorama de Zona del Silencio

¡SubscRÍbeTE A NUESTRO newsletter!

Total
0
Share
situs toto slot gacor slot gacor slot gacor slot deposit pulsa slot gacor slot demo slot gacor data macau slot pulsa slot gacor Slot Gacor 777 Slot demo Slot demo Slot demo slot gacor maxwin slot gacor server thailand slot gacor slot gacor slot gacor Slot Gacor Maxwin