Muro entre EUA y México

Eloísa Támez: la mujer que puede abrir el muro fronterizo a su antojo

Eloísa Támez cuenta con un código de acceso para abrir el portón de la frontera que divide a Estados Unidos y México, cerca del Río Grande

Eloísa Támez es una mujer perteneciente a la tribu lipán que recibió como herencia las tierras de sus padres, cerca del Río Grande. Pero esta ubicación no le favoreció. Durante el levantamiento del muro fronterizo que divide a EUA y México invadieron gran parte de su terreno. Sin embargo, cuenta con un código de acceso para abrir la valla y acceder al resto de su hogar.

Eloísa Támez atravesando muro
Créditos: texasobserver.org

La profesora de enfermería de la Universidad de Texas en el Valle del Río Grande, Eloísa Támez, tiene un código de acceso a sus tierras, mismas que se encuentran al sur del muro fronterizo que se encuentra en el poblado El Calaboz, al sureste de Texas. Este código lo recibió por parte de las autoridades estadounidenses después de la construcción del muro fronterizo, en 1994.

Eloísa Támez observando su patio
Créditos: elheraldo.hn

Su propiedad quedó dividida por el muro

Durante la edificación de la valla del Río Grande, fue imposible alzarlo en medio del afluente. Por tanto, se levantó kilómetros al norte del cauce, invadiendo los terrenos pertenecientes a las tribus nativas, entre ellos el de Eloísa, hija de apaches lipanes.

“Es muy triste ver lo que le sucedió a mi propiedad, que era valorada por mis padres no por el dinero, sino por lo que la tierra producía para nosotros, porque mi padre era granjero”.

Eloísa Támez, profesora de enfermería de la Universidad de Texas para Infobae
Mujer en muro fronterizo
Créditos: infobae.com

De esta forma, las tierras de la profesora quedaron divididas por una valla gigante de 5.5 metros de altura. Por esta razón, Eloísa demandó al Gobierno Federal. Sin bien perdió el pleito en 2009, recibió una compensación de 56 mil dólares y el derecho de acceder al terreno de 1.2 hectáreas que quedó dividido.

Otros terrenos quedaron totalmente al sur de la frontera estadounidense, por lo que sus dueños también recibieron el código para entrar a ellos. Aunque la mayoría de las tierras se compraron por el Gobierno Federal por valores en promedio de 12 600 dólares, según una investigación de NPR.

“La pérdida de nuestras tierras para construir un muro es un parche a la crisis migratoria, y no la solución”.

Eloísa Támez, profesora de enfermería de la Universidad de Texas para Infobae
Total
7
Shares
Previous Article
Villancicos navideños

Villancicos más populares: la historia de su origen

Next Article
sergio-muller-fotografo

Sergio Müller: fotógrafo, caminante del desierto y protector del cielo

Related Posts
Panorama de Zona del Silencio

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Total
7
Share