Bebida epirituosa Suaqui

Suaqui: un licor con sabor a desierto de Sonora


Suaqui es el único destilado elaborado con pitaya silvestre del desierto sonorense, licor que busca colocarse dentro del mercado nacional

Si se piensa en licores sonorenses, el bacanora suele ser la bebida más popular. Sin embargo, en la región hay creativos de los destilados que se esfuerzan por ofrecer productos fuera de lo ordinario. Para muestra, está Suaqui, un destilado producido con pitaya silvestre recolectada del corazón del desierto de Sonora. Así que si eres un apasionado de las bebidas innovadoras y originales, esta botella deberá formar parte de tu colección.

Botellas de Suaqui
Créditos: vía Instagram @suaqui_

Suaqui significa “corazón de pitaya” en lengua pima, de ahí que este nombre cayera como anillo al dedo al licor. El responsable de la creación de este destilado blanco único en el mundo es Cristobal Matiella, propietario de Casa Matiella, una destiladora ubicada en San Miguel de Horcasitas, lugar donde se fabrica el licor.

En una entrevista con Forbes, el emprendedor compartió que su meta es colocar a Suaqui dentro del mercado de bebidas premium a nivel nacional.

“Estoy convencido que la gastronomía tiene un lugar privilegiado en la historia de la humanidad. Estos modos [de cocinar y producir alimentos y bebidas] son lenguajes que tienen un sistema y un orden. Son mensajes que [se deben] comunicar, y Suaqui es el lenguaje que comunica la historia y cultura del desierto de Sonora”.

Cristobal Matiella, propietario de Casa Matiella

Esta bebida se produce en cantidades limitadas

La temporalidad de la pitaya hace que la producción del licor sea limitada, pues la cosecha se realiza una vez al año. Para esto, los pobladores de San Miguel de Horcasitas recolectan los frutos con técnicas y métodos ancestrales. Sin duda, que la bebida sea de edición limitada la vuelve más deseada. 

Pitayas con las que se elabora Suaqui
Créditos: vía Instagram @suaqui_

La cosecha con métodos tradicionales permite tomar los frutos sin dañar los cactus que les dieron vida. Una vez recolectada la pitaya, a esta se le quitan las espinas; luego, se despulpan y machacan para, posteriormente, cocerlas a fuego lento.

Una vez cocida la pulpa, se prensa para extraer el jugo, mismo que contiene altas concentraciones de azúcar, lo que vuelve al fruto ideal para su fermentación. Finalmente, el néctar se destila en alambiques de cobre.

Para este licor se requieren, en promedio, 20 kilos de pitayas para producir 750 mililitros del destilado, mismo que resulta en un trago con 45 grados de alcohol. La producción artesanal con la que se produce Suaqui ocasiona que su precio sea un poco más elevado en comparación del de otras bebidas. Sin embargo, la originalidad de su sabor lo vale.

¿Te animas a probarlo? Puedes contactarlos por Instagram.

Total
71
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Centro Cultural Yo'o Joara: un espacio para crear comunidad

Next Article

Outsourcing: todo lo que debes saber ante la nueva reforma

Related Posts
Panorama de Zona del Silencio

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Total
71
Share