Sesión de meditación en el Nido

Canyon Nest: En Tijuana hay un Nido seguro para menores migrantes

Esta escuela está dentro de un refugio para personas que migran y busca atender a infancias de diferentes nacionalidades en Tijuana

En Tijuana un grupo de voluntarios trabaja por la educación de infancias migrantes. Lo hacen en un espacio seguro al que llamaron El Nido y lo nombran así, pero en realidad es una escuela al interior de un refugio para personas que migraron, en la que infancias de diferentes países centroamericanos y caribeños exploran e investigan, conocen y aprenden.

La idea surgió del Instituto Pedagógico de Los Ángeles (PILA). La educación que las y los menores reciben ahí es reconocida oficialmente por el Gobierno de México, sin importar su nacionalidad.

Aunque está dentro de un refugio, El Nido es independiente y sobrevive con ayuda de educadores voluntarios de todo el mundo y la asistencia de personas locales.

Este grupo de personas atiende a menores quienes, junto a sus mamás y papás, esperan turno para solicitar asilo en San Diego, California o una audiencia en Migración.

En la imagen es posible ver a dos menores de espaldas. Al lado de ellos una bandera de México roída. Al fondo unos cerros y algo de infraestructura sin enfoque.


El menor de la izquierda viste una camiseta verde y en sus manos tiene dos juegos de metal color rojo. El menor de la derecha viste una camiseta azul claro, él también tiene un juego de metal en sus manos, pero color azul y camina sobre él.
Menores en el Nido. Créditos: Los Angeles Times.

La vida en El Nido

Conscientes de que las infancias que esperan en El Nido han recorrido caminos y experiencias no agradables, la atención que reciben busca brindarles un sentido de comunidad y autonomía.

Glenda Linares, la directora del programa, les recuerda a quienes asisten que este es un servicio sin costo al cual ellos son dignos merecedores.

Recibir este buen trato muchas veces contrasta con la experiencia que arrastran muchas familias.

El programa ha tenido tan buena respuesta que recibe cerca de cien personas diarias en búsqueda de un espacio. Algunas familias que atienden se van pronto, otras pueden permanecer semanas o meses.

Dos personas sobre una alfombra. Una persona es una mujer joven con pantalón de mezclilla y un reloj en su mano izquierda. Viste una camiseta azul y cubrebocas negro.

A su lado hay un niño con sudadera negra y rayas blancas. Porta un cubrebocas azul y apunta a un libro, como si leyera.

A las espaldas de ambos hay un librero con pocos libros y algunos peluches. El material indica que todo es infantil, por los dibujos con animales, colores agradables y caricaturas.
Una sesión de educación en el Nido. Créditos: Los Angeles Times.

Estudiar de una forma distinta

Además de tener un plan de educación, el personal se esfuerza por facilitar ejercicios diversos que les permitan a las infancias nutrirse no sólo en lo académico.

La profesora Vanessa Esquivel explica que hay tipos de meditación que ayuda a sus estudiantes a encontrar parte de la paz que han perdido

“Que sea feliz, que esté seguro, que tenga paz y que sea bondadoso”.

Vanessa Esquivel, profesora del programa

Entre las diferentes actividades, se les pide a los menores tratar con respeto los materiales a su disposición, porque son sus herramientas de aprendizaje.

Un recuerdo de Esquivel es cuando un niño vació de muebles una casa de muñecas y la llenó de personas, en un intento de explicar cómo se vive en el refugio.

Con información de Los Angeles Times, MiGobierno.com y La Opinión.

Total
1
Shares
Previous Article
hbo max

House of the dragon: la precuela de Game of thrones

Next Article
yogur

Yogurt: razones por las que deberías incluirlo en tu dieta.

Related Posts
Panorama de Zona del Silencio

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Total
1
Share