Pitayo chirinola: el cactus caminante del desierto

Es una de las especies más raras que existen por tener la capacidad de moverse de lugar. Este pitayo es endémico de Baja California Sur 

Conocido también como cactus errante u oruga, el pitayo chirinola es una de las especies más raras que existen. La razón es que es la única planta del desierto que se desplaza. Pertenece a la familia cactácea y es endémica de Baja California Sur. La chirinola es más común en la región de Bahía Magdalena, municipio de Comondú, muy cerca del océano Pacífico. 

En apariencia, el pitayo chirinola es un tallo de color gris con muchas espinas. La planta puede llegar a medir de 10 a 15 metros. La razón por la que crece cerca del mar es porque necesita una salinidad específica para vivir. Esta cactácea se ha visto hasta a 15 kilómetros tierra adentro del Pacífico, en una extensión de unos 150 kilómetros. 

Crédito: www.gob.mx/conafor

Las raíces del cactus errante no necesitan penetrar el suelo para buscar nutrientes. Al estar su longitud expuesta al sol, una parte de ella va muriendo, pero es de esos residuos orgánicos de los que se alimenta. Llega a vivir hasta 100 años, y “camina” del lugar en el que nace hacia donde muere, aproximadamente entre cinco y 10 metros. 

El pitayo de las flores secretas 

Las flores de este cactus son un mito. Se dice que el pitayo chirinola florece en noviembre y lo hace solo de noche, como otros de sus cactus hermanos. Sin embargo, solo se cuenta con el testimonio de los habitantes de la región, pues no hay material fotográfico que lo evidencie. 

“Como las áreas donde crece este cactus son bastante inhóspitas en la noche, decidimos abandonar nuestro intento de ver una flor real; sin embargo, vimos muchos botones listos para abrir en la noche”, se escribe en el texto Una planta móvil en el desierto: el extraño cactus reptante, publicado por investigadores del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste.

Crédito: www.gob.mx/conafor

El pitayo chirinola llegó a estar protegido por la NOM-059 SEMARNAT-2010 como especie bajo amenaza. La planta del desierto es atractiva para coleccionistas que intentan reproducirse en otras zonas por sus características únicas. En el mercado negro se cotiza hasta en 5 mil dólares.   

¿Habías escuchado de esta especie del noroeste?  

Total
39
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Article

Andrew Gaines viaja en bici desde Canadá y así fue su paso por Sonora

Next Article

MUCPAZ: Red de Mujeres Constructoras de Paz

Related Posts
Panorama de Zona del Silencio

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Total
39
Share